lunes, 28 de abril de 2014

Evite automedicarse



No debe incurrir en esta conducta de riesgo, advierte especialista del IMSS.
 

Ciudad Obregón/VM, 28 de abril.- Auto medicarse con antibióticos, es una de las principal es causas para generar resistencia a estos medicamentos, lo que traduce finalmente menores opciones de tratamiento para los pacientes con enfermedades infecciosas, advierte especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En México existe un elevado porcentaje de resistencia antibiótica, sobre todo para tratar infecciones respiratorias y gastrointestinales, cuando una bacteria genera resistencia a algún antibiótico, éste ya no tiene actividad para combatir dicha infección y se tiene que recurrir a otros antibióticos mas potentes advirtió el doctor Miguel Ángel Martínez Medina, epidemiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Debido a lo anterior, en mayo  de 2010 se publico en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se determinan los lineamientos a los que está sujeta la venta y dispensación de antibióticos, Y se advierte que “auto medicarse con antibióticos es un riesgo para la salud, por esta razón ninguna farmacia venderá antibióticos si  no nuestra una receta médica”.

Los antibióticos son medicamentos que combaten infecciones causadas únicamente por bacterias; sin embargo, cuando éstas son expuestas varias veces a los mismos antimicrobianos, después de un tiempo, pueden generar mecanismos de resistencia a los mismos y se pierde su efectividad. Se dice entonces que se ha desarrollado una resistencia antibiótica”.

La mala utilización de los antibióticos, principalmente por automedicación o el no tomarlos en dosis o por periodos de tiempo adecuados, como por ejemplo, no completar los ciclos de administración indicada por el médico, son las principales causas de crear resistencia en las bacterias.

El epidemiólogo del Seguro Social hizo énfasis en que los antibióticos no pueden combatir infecciones virales, tales como resfriados, gripe o la gran mayoría de las diarreas, que representan los ejemplos más extendidos del mal uso de estos compuestos.

Dijo que desarrollar este tipo de resistencia significa, en primer lugar, que será más difícil combatir una futura infección bacteriana. El paciente en este caso requiere de otro tipo de tratamiento, quizá más prolongado y más caro.

Además, agregó, el uso inadecuado de antibióticos afecta la flora microbiana benéfica, como la del intestino, dando origen a problemas de digestión.

La generación de cepas de bacterias más resistentes, llamadas también súper bacterias, puede infectar a integrantes de la comunidad en general, no sólo la más cercana, como la familia o la escuela, por lo que se estaría enfrentando a un creciente problema de salud pública.

Además de la prescripción razonada y juiciosa de los antibióticos por el médico, comentó que es muy importante tomar medidas preventivas para evitar infecciones, tal es el caso del lavado adecuado de las manos varias veces al día, asimismo de los alimentos crudos como frutas, legumbres y verduras, lo que puede reducir la posibilidad de un contagio.