miércoles, 30 de abril de 2014

Develan busto de escritora Emma Dolujanoff en Unison

Navojoa/VM, 30 de abril.- Con una ceremonia especial en honor a  Emma Dolujanoff, organizada por la Unidad Regional Sur (URS) de la Universidad de Sonora,  Luz Haydé Cruz Morales, Vicerrectora, y Arturo Villanueva, albacea de la doctora Dolujanoff,  develaron  un busto de la escritora  que será trasladado al porticado de la biblioteca de la alma mater campus Navojoa.

En el evento se contó con la presencia de Margarita Noguera, esposa de Arturo Villanueva; Isidro Ávila, director general de Administración Escolar de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y representante del rector José Narro Robles.

Rocío Llaren, Miguel Ángel Thierry, Carlos Figueroa, Beatriz Torres Ruíz y Rafael Vidal, todos amigos de la escritora quienes viajaron desde la Ciudad de México para estar presentes en el homenaje póstumo a Emma Dolunajoff .

En el evento, Cruz Morales destacó la obra de la escritora y su don de gente, además de expresar el orgullo por haber elegido estas tierras sonorenses para escribir parte de su obra y enamorarse de las tierras y playas de Camahuiroa donde radicó y convivió con los yoremes mayos que fueron parte de su inspiración para escribir “Los cuentos del desierto”, primera obra de autor mexicano que se tradujo al idioma alemán.

Previo a la develación del busto de Dolujanoff sus amigos y conocidos coincidieron en señalar que la escritora fue una gran mujer dedicada a su trabajo, con carácter, fiel seguidora de la música de arte de Tchaicowsky, lo que en vida le valió ganar varios premios por su amplio conocimiento del músico y su obra.

Emma también siempre estuvo muy agradecida con los sonorenses, especialmente con las amistades con quienes vivió como doctora entre los indios Mayos a los que describió en sus cuentos.

“Prendada de -la limpieza interior- de los yoremes Mayos, en palabras de la autora y seducida por la conjunción del cielo, monte y mar, prolongó su estancia en este solar del sur de Sonora trabando afectos con los lugareños. Su quehacer médico lo compartía con una añosa india llamada Lola la vieja, que fungía como adivina –saurina se le llama en la región y curandera”, expresó la autoridad universitaria en Navojoa.

Libros

Amina Marín, directora de Servicios Universitarios, destacó que Dolujanoff donó su acervo bibliográfico, de 3,800 volúmenes, a  la Universidad de Sonora, y expresó que “la obra queda en muy buenas manos para ser cuidada, protegida y sobre todo para seguir difundiendo el trabajo de la escritora a las nuevas generaciones”.

La vitrina que guarda el busto de la fallecida escritora cuenta también con objetos personales como figuras, medallas al mérito, libros escritos en ruso, armenio y alemán, fotografías y una máquina de escribir que posiblemente usara para dar a luz a su más conocida obra “Cuentos del desierto”.

En uno de sus cuentos “María Galdina”, el medio es personaje tan vivo como los Mayos y Yoris que desfilan a lo largo de esas páginas.

Es un escenario donde humanos, animales y plantas tienen la propiedad de asemejarse, como la arena y los pitahayos, como los harapos de la vieja y la tierra, como las piedras y los mangles, la tierra y el agua que hace un solo cuerpo y un solo color como en las narraciones: “La correría del venado” y la vieja y la noche en “La historia de Tatán”.


La Universidad de Sonora realizará un homenaje póstumo este miércoles 30 de abril, a las 17:00 horas, en el patio de la iglesia católica de Camahuiroa, lugar a donde se darán cita el personal y académicos de la Unidad Regional Sur,  e invitados especiales, así como habitantes de esa comisaría.