martes, 16 de julio de 2013

Pensándolo Bien- Inaceptable

“Tierra rica, pueblo pobre”.Refrán español


Por Juan Roberto Valdez Leyva


Navojoa/VM, 16 de julio.- -“El espionaje de Estados Unidos sobre México es inaceptable”-dijo el presidente Peña Nieto con un pie en el estribo del jet que lo llevaría a Sun Valley, Idaho como observador de la Cumbre de Altas Tecnologías en Telecomunicaciones.

Pero ahí fue sin la menor disposición de elevar la voz ante los poderosos tiburones yanquis que históricamente han hecho lo que han querido en territorio nacional.

Corría el año 1822 cuando el gobierno norteamericano comisionó como “enviado especial ”en tierras aztecas al siniestro Joel Roberts Poinsett lo que obligó a Sir H. G. Ward, embajador de Gran Bretaña a advertir que “la misión de Poinsett era embrollar a México en una guerra civil para facilitar por este medio la adquisición por los Estados Unidos de las provincias al norte del Río Bravo (Texas, Nuevo México y California).

Bueno, los ingleses también deseaban lo mismo y dichos propósitos estadounidenses se vieron cumplidos cuando James Gadsden negoció la venta de la Mesilla, es decir la adquisición de 78 mil kilómetros cuadrados por la irrisoria cantidad de diez millones de dólares.

En tiempos de Juárez la misión de Robert M. McLane fue la de apropiarse de la península de Baja California aprovechando el desorden provocado por la iglesia y el ejército para derrocar el gobierno constitucional.

Del tristemente célebre y no menos perverso es la historia de Henri Lane Wilson quien maniobró con traidores para asesinar al presidente y vicepresidente en funciones, Francisco I. Madero y José María Pino Suárez respectivamente e imponer un gobernante títere como ha sido su tradición.

Mayor espionaje que este no puede ser posible. Ah!, probablemente el sueño de McLane se cumpla ahora que Manlio Fabio Beltrones anda promoviendo la venta de litorales mexicanos a extranjeros.

¿Inaceptable?

Tan inaceptable como  la bola de cónsules y embajadores mexicanos distribuidos por el orbe y que al parecer sólo le generan un oneroso gasto a las arcas públicas.

O el inaceptable despapaye que se cargan en las fuerzas castrenses.

Tan inaceptable el descenso de la economía cuando el actual gobierno prometió el sol y las estrellas.

O el inaceptable despilfarro, mañas y violencia observado en la pasada y “civilizada” contienda electoral en 14 entidades.

Tan inaceptable el abandono en que tienen al sistema educativo como la raquítica inversión en ciencia y tecnología.

O el inaceptable estado que guardan el ISSSTE o el IMSS.

Tan inaceptable los estratosféricos sueldos de los “servidores públicos” como el paupérrimo salario mínimo.

Más que andar externando condiciones inaceptables externas, siento que la situación interna que guarda el país debiese ser la prioridad máxima de un gobierno que se precie ser demócrata, justo y solidario.

De otra manera, estas si son groserías como bien lo dijo Xóchitl Gálvez: Mira que vivir en un país rico, retacado de pobres.

Por eso nos han espiado siempre, para ver que irnos robando ante la aparente complacencia y complicidad del gobierno y la ignorancia y pasividad de la mayoría.

Ante injerencias de fuera, sólo queda la soberanía como baluarte.

Buen dìa!


E-mail: juanrobertovl@hotmail.com