miércoles, 5 de octubre de 2011

Compañías de Bebidas Alcohólicas “Borrachas de Poder”

Gastan $5 millones en California en 2010 para anular los gravámenes para la mitigación de los efectos del alcohol

El Bitachi/ SAN FRANCISCO, 5 de octubre de 2011. - La entidad de vigilancia a la industria del alcohol Alcohol Justice, antes Marin Institute, divulgó hoy un nuevo informe que relata un obsceno desembolso de dinero de las grandes compañías de bebidas alcohólicas para los legisladores de California en 2010.

El informe, Drunk with Power: Industry Kills Alcohol Mitigation Fees in California 2010 [Borrachos de poder: La industria anula los gravámenes para mitigación de los efectos del alcohol], documenta un gasto de más de $5 millones para influir sobre todos los niveles del gobierno el pasado año. La mayor parte del gasto de la industria del alcohol fue para donaciones de campaña, tareas de lobby ante legisladores locales y estatales y contribuciones a comités de acción política en apoyo a la iniciativa estatal Proposition 26.

"La inversión de $5 millones realizada en 2010 por las grandes compañías de bebidas alcohólicas fue realmente un mal negocio para California", dijo Sarah Mart, directora de investigaciones de Alcohol Justice y coautora del informe.

"Ganaron los políticos y la industria de bebidas alcohólicas, en tanto la juventud, las comunidades y las dependencias gubernamentales de California sufrieron una enorme pérdida mientras luchaban por pagar los crecientes daños relacionados con el alcohol con recursos que no dejan de disminuir".

Entre los mayores receptores de fondos de la industria del alcohol están Daryll Steinberg, D-Sacramento ($96,500), Sam Blakeslee, R-San Luis Obispo ($60,600), Alex Padilla, D-Pacoima ($53,645), Michael Villanes, R-Clovis ($47,970), Kevin de Leon, D-Los Angeles ($47,796), Isadore Hall, D-Los Angeles ($47,672), Noreen Evans, D-Santa Rosa ($42,177), Bill Emmerson, R-Hemet ($39,200), Felipe Fuentes, D-Los Angeles ($38,200) y Gloria Negrete McLeod, D-Chino ($36,867).

La industria del alcohol gastó también más de $1.3 millón para hacer lobby ante el gobierno estatal por lo menos en 49 proyectos de ley en 2010. Los lobbystas del alcohol apuntaron a temas tales como los impuestos sobre el alcohol, los programas de gravámenes, las licencias para la venta de alcohol y los envíos interestatales de vinos.

El mayor foco individual del gasto de las grandes compañías de bebidas alcohólicas el año pasado totalizó más de $2 millones para lograr la aprobación de la iniciativa estatal Proposition 26, que hace prácticamente imposible establecer ningún nuevo gravamen para la mitigación de los efectos del alcohol.

Los principales empleadores de lobbystas a favor del alcohol en California en 2010 fueron Diageo ($220,061), Anheuser-Busch InBev ($165,000), MillerCoors ($165,000), Wine Institute ($142,000), Wine and Spirits Wholesalers of America ($138,000), California Beer and Beverage Distributors ($96,000), y el Distilled Spirits Council of the United States ($87,600).

"El gobierno de nuestro estado opera bajo la influencia de las contribuciones políticas y el lobby de las grandes compañías de bebidas alcohólicas" , manifestó Bruce Lee Livingston, Director Ejecutivo/CEO de Alcohol Justice.

"Se han denegado ingresos cruciales para los programas relacionados con el alcohol, ya que los gravámenes contra el impacto del alcohol fueron en última instancia anulados por la Prop. 26. La industria logró aprobar diversos proyectos de ley para aumentar el acceso al alcohol, en tanto quienes diseñan las políticas han dejado de proteger la seguridad ni la salud pública. Esto es lo que pasa cuando el gobierno acepta el dinero de las grandes compañías de bebidas alcohólicas".

El informe Drunk with Power destaca también que sólo se informó un gasto de $10,000 por parte de la industria en San Francisco para anular el gravamen Charge for Harm [Cargo por daño] del Supervisor John Avalos, a pesar de la importante campaña de base que produjo un veto del parte del distribuidor de vinos Mayor Gavin Newsom después de que la Junta de Supervisores aprobara el gravamen. "Cuestionamos si ha habido una revelación plena de las tareas de lobby por parte de Platinum Consulting y Barbary Coast bajo las órdenes de la industria del alcohol, y los instamos a rectificarlo de inmediato", añadió Livingston.