sábado, 4 de junio de 2011

De pueblo pobre y priístas honrados. (Ajá)

Pensándolo bien...

“Mis políticas son así: Dejar la idea honrada al cuidado de la honradez de los hombres.” José Martí, 1853-1895, político, periodista, filósofo y poeta cubano.



Por Juan Roberto Valdez Leyva

El Bitachi/ Navojoa.- En serio: Como para reír o llorar, indignarse o juzgarlos por Traición a la Patria, las declaraciones de la sub-clase política que nos desgobierna.

¿Qué les pasa?

Justo en esta semana, Ernesto Cordero Arroyo, Secretario de Hacienda y Crédito Público, declaró con bombo y platillo que “México ya no es un país pobre, hace mucho tiempo que México dejó de ser pobre” aunque luego matizó: “Bueno, hay un problema de pobreza muy serio que enfrentar y que estamos enfrentando.”

¡Aayyy! Para salir a declarar esto y por ello percibir un jugoso salario mensual mientras millones de familias están en la indefensión total, parece que sirve este señor que aparte aspira a ser Presidente de la República.

Pero bueno y aprovechando sus propósitos me voy a permitir hacerle algunas precisiones para que las considere en su plan de trabajo, precandidato:

Cierto, México no es un país pobre, como va a ser pobre si destaca entre las naciones del mundo por la extensión de sus litorales que llegan a medir 11,122 kilómetros con una rica variedad de flora y fauna marina. El problema es el acaparamiento de la actividad pesquera en unas cuantas manos.

Es verdad, México no es un país pobre, como va a ser pobre con la riqueza de sus minerales y si por su producción en plata, oro y cobre se distingue entre los mejores del mundo, el problema es que bajo las insalubres e inseguras condiciones de trabajo en las que operan los mineros, las multimillonarias ganancias van a parar a unas cuantas manos también.

México nunca ha sido un país pobre señor Ernesto Cordero, como va a ser pobre con la gran riqueza forestal que posee, como va a ser pobre con el petróleo que hay en su subsuelo, como podría ser pobre con la diversidad de ecosistemas que la naturaleza le ha prodigado, o con los tipos de climas que enriquecen su variedad de especies animales y de plantas.

El problema, Secretario de Hacienda y Crédito Público es que, gobiernos anteriores y este del cual usted forma parte, han permitido el saqueo de nuestros recursos naturales, privilegiando una casta de nacionales y extranjeros que han concentrado la riqueza en unas cuantas familias, mientras más de la mitad de mexicanos viven en la pobreza.

En ese sentido tiene razón lo que dice Secretario: México no es un país pobre. ¡El pueblo es el pobre!

Y temo que de seguir esta política depredadora, entonces sí, México quede reducido a un montón de escombros nomás.

Y en otro orden de ideas, pero siguiendo con la pésima práctica de querer hablar sin conectar debidamente la lengua con el cerebro, resulta que en la misma semana salió Humberto Moreira, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional a declarar que “él defendía la honradez de sus gobernantes priístas.”

Nomás le faltó agregar que podría meter las manos al fuego por ellos, (cosa que seguramente no hará) al sentir pasos en la azotea de que la Procuraduría General de la República trae en la mira a dos tres gobernadores del PRI por su presunta relación con delitos federales.

¡Oopss! Vino a mi mente el recuerdo de Mario Ernesto Villanueva Madrid, aquél ex gobernador priísta de Quintana Roo en el sexenio comprendido de 1993 a 1999, acusado de narcotráfico al finalizar su mandato y encarcelado en el penal de alta seguridad del Altiplano.

No sé si el señor Moreira tendría en la mente los nombres de Mario Plutarco Marín Torres y de Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernadores de Puebla (2005-2011) y de Oaxaca (2004-2010) que no fueron precisamente ejemplos de honradez en sus respectivos gobiernos.

Pero mientras son peras o son manzanas y la Procuraduría General de la República hace las investigaciones que tanta falta hacen en este país, para sanear los gobiernos y sus instituciones o dependencias, me quedo con la declaración igual de absurda o irónica, pero ahora de la escritora Guadalupe Loaeza quien recientemente dijera “solo Javier Hernández (El Chicharito) nos trae buenas noticias; cada uno de sus goles es un contraveneno perfecto para los tiroteos, secuestros y hallazgos de narco fosas.”

¡Gulp!

¿Entonces que sigan los goles del Chicharito y el desgobierno en este país?

No me parece lo más adecuado.

Prefiero a mi patria con ley, con orden, con justicia social y si después vienen las hazañas deportivas, pues bienvenidas.

Buen día.

Correo: juanrobertovl@hotmail.com