sábado, 2 de abril de 2011

El Chipote Chillón

El Piquete de El Bitachi

El Bitachi. Navojoa.- Una gran tormenta ha levantado la publicación en los principales diarios que circulan en esta ciudad de un desplegado, aparecido el 17 de marzo) en el cuál la dirigencia de Canaco Navojoa agradece al gobernador Guillermo Padrés Elías su apoyo para lograr, finalmente, la señalización de la calle Pesqueira.

Pero al parecer en Palacio Municipal, el citado documento cayó como balde de agua fría, y hoy desde dicho lugar se irradian rayos y centellas, surgidos del enojo de un altísimo funcionario, quien incluso ordenó cortarle la cabeza (en términos de la realidad actual que vive México) a un funcionario.

Así, por el enojo del poderoso funcionario público, inesperadamente fue despedida de su puesto Lorena Facunda (Guauuuuu) Martínez Cervantes, quien ocupaba el cargo de director del Consejo Municipal de Concertación para la Obra Pública, y esposa de Eduardo Duarte Ramírez, tesorero de la Cámara de Comercio (Canaco) de Navojoa, instancia cuyo presidente es Rafael Yépiz Terminel, síndico suplente en la actual administración municipal, y a quien las malas lenguas ya lo renunciaron como mandamás de los comerciantes organizados.

Pero la cosa no termina con la salida de Lorena Facunda (Guauuuu) Martínez, al parecer las consecuencias del enojo del Señor también alcanzaron a otro de los tres firmantes del controvertido desplegado. Al parecer, quien sustituye o sustituirá a Yépiz Terminel en la dirigencia de Canaco, por normatividad.

Según la información obtenida por El Bitachi, a Gerardo Valdivia, reconocido empresario de la industria de la purificación de aguas, entre ellas la de consumo humano, de la noche a la mañana fue borrado del mapa como proveedor de Oomapas Navojoa.

Quien seguramente debe estar que no lo calienta ni el Sol, y no precisamente el tristemente célebre PRD, es nada más que otro de los implicados, aunque involuntariamente en todo este "Remolino de pasiones" (me salió como título de telenovela), por el inesperado apoyo que recibió de todos los personajes participantes en la trama.

Se trata de nada más ni nada menos que de Max Othón, subsecretario técnico del Gobierno del Estado, y quien anda al "máximo" en busca de ser el candidato del PAN a la Alcaldía a la Presidencia Municipal, por el exabrupto hitleriano del Señor, que lo colocó en la palestra política y que inesperadamente puso su nombre en los chismes de café y comienza a ser tomado seriamente en cuenta. Mejor publicista no pudo tener el Max.

Indudablemente el más perjudicado de toda esta trama es el diputado local Alberto Guerrero López, quien, dicho con toda sinceridad, anda más perdido que un buquito en un mitin político, concentrándose en tiernas cabalgatas y repartiendo apoyos a las familias necesitadas que encuentra a lo largo de estos caminos del sur (¡a dónde, a dónde, a dónde andará, mi héroe querido, mi fiel Supercan!... (léase con tono de la dulce Poly Pura Paja).

El enojo hitler invariablemente vienen a sumarle apoyos a las fuerzas emergentes del blanquiazul local, en donde el aguerrido Ernesto Cornejo Valenzuela, ha logrado someter y sumar a su trabajo a los grupos internos de dicho partido (hasta Wahnnatah anda relajado).

Sin embargo hay que esperar a ver si podrá contener el "fuego amigo" que está por venirse al interior del PAN local.

Los misiles Tomahawk están apuntando a Max desde cierta oficina bien refrigerada de la calle Pesqueira, al mando del coronel Muamar Gadafi (bueno pues, no precisamente el líder libio, pero con fama de tener la mecha corta y explotar como mísil a la menor provocación).

Mejor, amable lector, hay que pasarla como el "Pitillo", que se le está reventando el barzón pero sigue la yunta andando.

Con todo este despapaye que se cargan en Navojoa no queda de otra más que pedir la intervención del Chapulín Colorado y su chipote chillón