viernes, 4 de marzo de 2011

Se debe ampliar la frontera agrícola con la nueva presa

El Bitachi.- La presa que se está gestionando en el Mayo, está justificada parcialmente y así,
por segunda vez, no será autorizada.

Para reafirmar lo anterior, les haré un poco de historia: El proyecto original fue para almacenar 1,015 millones de metros cúbicos, pero a propósito se le dejaron agujas al vertedor para adicionarle madera e incrementar el nivel máximo de operación a 1,115 millones de m3.

Se incrementaba así el volumen disponible para regar la misma superficie de proyecto de 97 000 hectáreas, y en el año 1964 se autorizo un programa de perforación de pozos por la entonces SRH, logrando aumentar el volumen potencial otros 200 millones de metros cúbicos.

Posteriormente, en el año 1990 se sobre elevo la cortina incrementando el volumen retenido de 1,115 millones de m3 a 1,389 millones, que es la capacidad actual de la presa existente.

Como se puede ver el volumen se ha incrementado tres veces para regar supuestamente la misma superficie del proyecto original que fue de 97,000 hectáreas, pero resulta que la superficie se ha reducido por lo menos el 10%, por dos razones a saber: el ensalitramiento de los suelos y el avance de la mancha urbana, en 7000 y 3000 hectáreas, respectivamente.

Ampliando la frontera agrícola en 10 000 has, incluyendo en el padrón de usuarios áreas que precariamente están recibiendo el servicio de riego, y otras de ambos sectores que están ubicadas a ambas márgenes del Río Mayo, como el ejido Navojoa, San Ignacio, Rancho del Padre, Jitonhueca, Sahuaral, etc., Las Guayabas, Citabaro Júpare y otros por el margen derecho.

Por el margen izquierdo recibirían el beneficio los ejidos: Bacabachi, López Mateos y Bachoco en virtud de que es tomado muy en cuenta el costo beneficio, en la autorización de las grandes obras y en el impacto social, se hace la anterior recomendación.

Como conocedor de la hidrológica regional, y con la experiencia en los distritos de riego, considero vital se tome en cuenta mi propuesta.

Atentamente:
Ing. Emilio Borbón Willis.