sábado, 19 de febrero de 2011

El Madruguete Novillero

El Bitachi.- Entre reproches por la construcción del acueducto Independencia y simpatías hacia el senador Manlio Fabio Beltrones se desarrolló la reunión el Distrito de Riego Río Yaqui, cuya convocatoria había sido para tratar el tema de los apoyos por de las heladas en la región.

Acudieron diputados locales, federales, funcionarios y productores,  a quienes Juan Leyva Mendívil, dirigente de Alcano, expuso los incumplimientos del Gobierno Federal hacia el Distrito, pues en 2010 los recursos no habían llegado incompletos y este 2011 iba por la misma ruta.

Según los números de los productores, el 2010 se aprobaron 116 millones, pero apenas se ejercieron 76, mientras que para este año se solicitaron 134 millones de pesos y apenas les autorizaron la misma cantidad de 76 millones.

Después vino Filiberto Cruz Leyva, quien  sostuvo que en comparación al año pasado, la presa del Oviachi tiene 740 millones de metros cúbicos menos y advirtió al delegado de Conagua , Florencio Díaz Armenta, que el agua del “Novillo” no se negocia a menos que “consiga un decreto del señor Jesucristo para que traiga la lluvia”.

Y también se quejó de la ausencia del gobernador Padrés en el Valle del Yaqui: “Nos enteramos que fue al Mayo, qué le costaba  venirse para acá con los productores; es por eso acudimos al senador Beltrones porque él si le entiendo al campo, pero además sí le tiene cariño a esta tierra”.

Los ánimos subían de tono cuando tocó el turno de AlbertoVizcarra, quien después de una exposición del conflicto interno en Egipto, volvió a repetir el mismo su discurso apocalíptico sobre el Sonora Si, hasta que el personal del Distrito tuvo que hacerle señas para que dejara el micrófono.

Fu entonces cuando la alcaldesa de Bácum, Perla Benítez pidió una moción de orden, pues señaló que “yo invitada a una reunión para ver cómo resolvíamos el problema de las heladas porque en Bácum nos “pegó” duro; podemos tocar los temas que queramos, pero vayamos por partes”.

Luego vino el refuerzo a través de la diputada oriunda del Río Sonora, Evelyn Triguera, quien indicó que “la agua es primero para beber o sino con qué fuerzas producimos” y que “había que anteponer el bien común a los intereses particulares, pues en su momento así se hicieron las presas y los distritos”.

Como respuesta vino la artillería de los diputados federales priístas encabezados por Alberto Cano Velez, quien cuestionó los subejercicios en el gobierno de Felipe Calderón, donde sobresalen la Conagua y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

“La Fao recomienda a los países que produzcan cuando menos el 75% de los alimentos que consumen, pero apenas México llegamos al 50%, lo que nos dice que no somos autosuficientes y eso se va convertir un problema de seguridad nacional en los próximos años”, cuestionó el ex funcionario beltronista.

Por alusión personal,  Díaz Armenta “pintó su raya” como en sus tiempos de precandidato a la gubernatura: “No es que me “quiera barrer, pero el único subejercicio que tuvimos fue el mantenimiento de la presa del Oviáchic que no pudimos hacer porque le estábamos extrayendo los excedentes que tenía”.

Con más de una hora de debate y sin acuerdos a la vista, la reunión culminó cuando el diputado Oscar Lara Aréchiga, presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, afirmó que había una confusión en la CNA y que los productores del Río Yaqui si les llegarían los 134 millones solicitados y los aplausos vinieron en cascada.