martes, 11 de enero de 2011

Regidores Honorarios

La propuesta pasó practicamente desapercibida para los medios de comunicación. Pero fue hecha y sólo es cuestión de tiempo para que pueda crecer e incluso extenderse a todos lados.

Fue hecha por el nuevo gobernador de Sinaloa, Mario López Valenzuela, el llamado "Malova", que llegó al primer puesto gubernamental del vecino estado de los Once Ríos gracias a una alianza entre el azul y el amarillo, el PAN y el PRD.

Entre los proyectos de los que habló en su toma de posesión, destacó un planteamiento que leyó en apenas unos minutos, tan breve pero tan significativo que con el tiempo tendrá repercusiones a nivel nacional, por que afectarán al nivel más bajo y el más directo entre gobierno y sociedad: el municipio.

Mario López Valenzuela, ojo señores políticos, propone a que al cargo más simple - pero tan peleado a nivel de los partidos políticos y ayuntamiento- el de regidor sea honorario y se deje de pagarle al regidor.

En el caso de Navojoa, hasta la época de los años 30 el cargo de regidor era precisamente de un carácter honorario, al cuál podían llegar aquellas personas destacadas y que mostrarán interés en contribuir el desarrollo de su municipio.

Precisamente fueron en esta representación cuando los prestigios y honorabilidad aumentaban, lo que era una forma de pago al ciudadano comprometido, al grado de que varios exregidores pasaron después a ocupar la alcaldía o formaron parte de instituciones o organismos en donde también destacaron.

Sin embargo, con el paso del tiempo esta responsabilidad pasó a ser un cargo más en la administración. Hoy el organismo que componen los regidores: el Cabildo, es más bien una dependencia más en el organigama municipal y, por cierto, suele ser controlada por el alcalde en funciones.

Ser regidor representa un privilegio y la oportunidad de llevar la voz al ayuntamiento por parte de un determinado sector social; no es como la "cuchara grande" ó la "beca" por tres años para ganar un buen dinero sin tener que trabajar y con la única responsabilidad de levantar el dedo para aprobar tal o cual propuesta del alcalde y del partido dominante en la administración.

"Malova" ha puesto el dedo en la llaga. En la actualidad, en el caso del Municipio de Navojoa, existe un divorcio entre sociedad y sus representantes ante Cabildo llamados regidores.

El sentir, la problemática diaria que vive el ciudadano común son desconocidos por estos representantes, que más parecen vivir en una burbuja de jabón que en alguna colonia o fraccionamiento de la ciudad o poblado rural, ajenos por completo a los problemas diarios de la gente.

Ya la ideología política ha quedado a un lado. No importa que sean programas o políticas contrarias a la sociedad y a los intereses de los partidistas de los que proceden, los planteamientos oficiales suelen ser aprobados por unanimidad en las juntas de Cabildo.

En el caso del municipio referido los puntos más importantes o agrestes suelen ser comentados y expuestos frente a platillos y vinos finos en algún restaurante, y llegan a Cabildo "planchados", listos para ser aprobados plor regidores, y sólo haciendo una o dos preguntillas incómodas para disfrazar de democracia los acuerdos ya establecidos.

Además, el regidor también representa una fuga importante de recursos para los municipios. Hay que descontar de las arcas municipales el sueldo quincenal de cada regidor, el apoyo en gasolina que recibe para realizar su labor en colonias y poblado, y el pago de favores especiales que suelen recibir por apoyar las propuestas del alcalde y de su partido.

Así pues la propuesta de Malova resulta muy interesante. Es darle punto final a una forma de gobernar en complacencia por una de responsabilidad y compromiso con la sociedad, a la cuál finalmente debe de servir el regidor.

Correo: ramongb@hotmail.com
Twitter: @borbongr