lunes, 5 de mayo de 2014

México sin una ley a la altura de su infancia: Unicef



* A 24 años de que México suscribió la Convención por los Derechos de la Infancia aún no existe una ley a la altura; sólo 11 entidades del país han asumido compromisos por la niñez
 

Pachuca de Soto, Hgo./Dinfunet/VM,  5 de mayo.- Isabel Crowley, representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en México, alertó que a 24 años de que el gobierno mexicano suscribió la Convención por los Derechos de los Niños, aún no existe una ley a la altura de la infancia, ni se cuenta con un sistema integral de garantías y derechos, que sería indispensable para convertir en acciones concretas las buenas intenciones suscritas en tal documento.

Si bien, reconoció que México ha sido uno de los países impulsores de la Convención, Crowley precisó que de las 32 entidades que integran el país, sólo 11 se han comprometido realmente a realizar acciones concretas en favor de la infancia. No obstante, adelantó que ya hay un trabajo con la Secretaría de Gobernación, con el Senado de la República, la Cámara de Diputados, el DIF nacional, así como con gobiernos estatales y municipales para lograr la promulgación de una ley que garantice la protección de la infancia.

“Espero que sea este año cuando se promulgue la ley. Tengo mucha esperanza de que ocurra y si hay voluntad, sería un buen regalo para la celebración del 25 aniversario de la Convención por los derechos de los niños. Estoy con mucha esperanza de que este año los niños tengan una ley que les sirva, los proteja y coordine los esfuerzos de todo el país”, apuntó la diplomática entrevistada en el marco del Festival Internacional de la Imagen, FINI 2014, que se desarrolla en la Ciudad de Pachuca.

Isabel Crowley explicó que contar con un sistema integral de garantías y derechos, permitiría que las distintas dependencias tuvieran una coordinación real y cada secretaría sabría exactamente lo que debe hacer, porque actualmente no existe un órgano rector, que coordine y que de cuentas de la situación que atraviesa la infancia en el país.

En el mismo sentido, hizo hincapié en la necesidad de que los gobiernos estatales y municipales tomen un papel más activo en la defensa de la niñez, pues es ahí donde realmente se puede cambiar la dinámica de la infancia, “si no invertimos en la infancia, pues no vamos a tener realmente los ciudadanos maravillosos que pueden ser”, dijo la representante de UNICEF tras recordar que los niños son sujetos de derecho desde el momento en que nacen y que su desarrollo desde los primeros meses de vida hasta los 6 años son indispensables para desplegar todo su potencial.

Al respecto, subrayó que UNICEF está intentando impulsar la protección de la niñez en sus primeras etapas de vida, porque es ahí donde se ponen los cimientos para el desarrollo de los individuos y a manera de ejemplo, explicó que si un niño no es amamantado y no está bien nutrido en sus primeros dos años de vida, jamás podrá recuperar los nutrientes que necesitaba y entonces estará condenando a una vida en la que no podrá desarrollar su pleno potencial.

“Estamos trabajando para que los niños realmente sean niños, que puedan jugar, tener una buena educación, la salud que les compete, pero que también sean protegidos de la violencia y que estén en un entorno que los deje crecer en su pleno potencial” insistió la funcionaria internacional, quien recordó que actualmente en México viven más de 21.2 millones de niños en condiciones de pobreza y de ellos 4.7 millones están en pobreza extrema.

“Se debe tener una acción muy concreta con estos niños, contundente, para que podamos tener un México en paz, un México incluyente, un México con responsabilidad global”, concluyó Isabel Crowley, quien finalmente recordó que el próximo 20 de mayo se cumplen 60 años de que UNICEF cuenta con una representación en México y reiteró que el objetivo de esta presencia es acompañar al gobierno mexicano en los trabajos de análisis, evaluación y solución de los problemas para generar una verdadera mejora en las condiciones de vida de la niñez mexicana, siempre tomando en consideración los referentes de la región y los estándares internacionales.