domingo, 6 de abril de 2014

Recorren México por los derechos humanos





El veterano de guerra Rubén Ruiz Vega y su burro “El Tocayo 2” iniciaron una caminata desde Tijuana y con destino el Distrito Federal para promover e impulsar el respeto a los derechos humanos.


Por Ramón García



Navojoa/VM, 6 de abril.- Rubén, un veterano del ejército de los Estados Unidos, y su compañero de viaje “El Tocayo 2” han hecho una mancuerna y juntos buscan recorrer los 2 mil 806 kilómetros que separan a Tijuana con México Distrito.

El hombre de 31 años de edad, de doble nacional (mexicano-estadounidense), radicado en Tijuana, busca con su caminata impulsar el respeto de los derechos humanos a nivel nacional, ya que, a su juicio, México tiene un nivel parecido a Afganistán, en donde peleó, en cuanto a la violación de los derechos humanos.

Con esta bandera, Rubén Ruiz Vega y “El Tocayo 2” salieron de la fronteriza ciudad el 8 de septiembre del 2013 y el sábado alcanzó a cubrir los mil 194 kilómetros que la separan con Navojoa, en donde fue recibido por familiares radicados en San Ignacio Cohuirimpo, en donde descansó para partir el domingo rumbo a su destino.

Al Zócalo de la Ciudad de México proyecta llegar a mediados de junio, en donde espera ser atendido por el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, y tener un encuentro en el Congreso de la Unión.

“Aclaro que esto no es un movimiento político, es para impulsar los derechos humanos, frenar los abusos de todo tipo de autoridades contra el pueblo; ya es hora de alzar la voz”, indicó a su llegada a Navojoa, en donde lo esperaba su prima Lucila Elena Ruiz Coronado, Adán Lorenzo Gómez Almada y José Remiro Gutiérrez Coronado.

El equipaje de Rubén es una carreta improvisada que armó utilizando un pedazo piezas recicladas, como restos de una escalera, una protección de ventana y una vieja hielera en donde guarda agua y alimentos, que le permiten cubrir los 30 kilómetros que recorre al día.

Detenidos

El equipo promotor de los derechos humanos tuvo su primer contratiempo en Mexicali, en donde Rubén fue encarcelado y “El Tocayo 2” fue remitido a un parque. El 19 de febrero fueron puestos en libertad y volvieron a emprender el viaje rumbo al Zócalo capitalino.

Desde entonces no han vuelto a tener problemas, incluso en su recorrido por la Carretera Internacional la Policía Federal Preventiva (PFP) los ha ayudado y orientado.

“En Hermosillo los policías de caminos me regalaron dos sacos de alfalfa para ‘El Tocayito’”, narró. En Guaymas, una persona donó una tienda de campaña para que Rubén no tenga que dormir a la intemperie en su largo recorrido hasta la Ciudad de México.

“La gente cuando nos ve pasar nos saluda; unos hasta se detienen a platica. Recibimos mucho apoyo de la gente, que también habla sobre casos de violaciones a los derechos humanos que han sufrido”, indicó el hombre.

Galletero

El largo recorrido que realizan el hombre y su burro les han permitido conocerse.

“El Tocayo es muy nervioso, se pone intranquilo cuando vamos a entrar a alguna ciudad; en ocasiones se pone muy necio, pero lo control dándole galletas, le gustan mucho”, dijo Rubén.

“El Tocayo 2”, por su parte, ni siquiera rebuznó, sólo comenzó a galopar al cruzar el Puente del Río Mayo, ansioso, quizá, por comerse los restos de la alfalfa que le brindaron los oficiales de la PFP.