martes, 22 de abril de 2014

Asegura Profepa 600 metros de piel de caimán



+Provenían de Bolivia con destino a Texas; por error de empresa de paquetería, fueron entregados a compañía automotriz en Cd. Juárez, Chihuahua.
 

México DF/VM, 22 de abril.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró el domingo 600 metros de piel de caimán que ingresaron al país de manera irregular por servicio de paquetería, toda vez que el producto tenía como destino final el estado de Texas.

Dicho aseguramiento derivó de una inspección realizada gracias a información proporcionada por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos de América (U.S. Fish & Wildlife Service), el cual advirtió del tránsito internacional del embarque por el territorio estadounidense y del posterior ingreso de las pieles a México, concretamente a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Con base en la información recibida y gracias al aviso que también dio una empresa del ramo automotriz, inspectores de la Profepa detectaron en instalaciones de esta última, dos cajas que estaban etiquetadas como refacciones anti vibración; sin embargo, al revisar su contenido, cada una tenía 300 metros de piel de caimán, los cuales estaban empaquetados en 12 envoltorios con un peso de 42 kilogramos.

Al revisar la documentación y guías aéreas, se encontró que el envío fue un error de la compañía de paquetería, toda vez que el paquete proveniente de Bolivia con destino final a Texas fue embarcado a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Cabe destacar que el caimán (Caimán yacaré) en una especie listada en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por sus siglas en ingles) en su Apéndice II, el cual incluye a aquellas especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia.

Las pieles cuentan con permisos CITES emitidos por el Ministerio del Medio Ambiente y Agua de Bolivia el 3 y 4 de enero del presente año, pero sin las respectivas autorizaciones de importación de México.

Este caso es ejemplo de la cooperación existente entre los Gobiernos de México y los EUA para prevenir los movimientos transfronterizos irregulares de vida silvestre y de la corresponsabilidad social de las empresas al solicitar la intervención de la autoridad ambiental al detectarse un posible ilícito.

De esta forma, la Profepa refrenda su compromiso de vigilar el cumplimiento de la Ley y promover el ejercicio de la denuncia ciudadana para garantizar la legalidad del comercio exterior y la protección de la vida silvestre.