martes, 3 de enero de 2012

Pensándolo Bien

Para Empezar el Año

Por Juan Roberto Valdez Leyva

“¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?”.
George Herbert, 1593-1633 poeta, orador y sacerdote inglés.


El Bitachi/ Navojoa.- 365 días del 2011 se fueron y 25 días del Operativo Guadalupe Reyes llegaron a su fin.
 
El operativo inició justamente El Día de la Virgen de Guadalupe y culminó con el día que se festeja a Los Santos Reyes, celebrando en su intervalo, posadas, La Noche Buena, Navidad y Fin e inicio de Año.

Cada quien tendrá su balance: Objetivos que se cumplieron, metas aún por alcanzar, sucesos que en lo personal causaron satisfacciones como el nacimiento de un bebé, un hijo, un nieto, una sobrina; la graduación de ese chiquillo en el kínder, en la primaria o la secundaria; el joven que terminó bachillerato o el título universitario que orgullosamente mostraron los muchachos a su familia, incluso el primer empleo.

Pero también quizá hubo eventos que marcaron a la familia con el dolor, la angustia, el miedo, el coraje o la tristeza.

Cosas de la vida, la inexorable ley de la vida y en ambos casos no queda más que seguir adelante. Finalmente la vida es eso: Cambios, cambios y más cambios.

Cambian los escenarios familiares, cambian los escenarios educativos, cambian los entornos laborales y como cíclicamente sucede, hasta oportunidad tendremos de participar en un nuevo proceso electoral que modificará los pesos y contrapesos propios de un gobierno que se precie de ser democrático.

Y ese ejercicio electoral debe ir acompañado de una fuerte conciencia social que ahora sí, marque la pauta en las decisiones que tomen los futuros gobernantes.

Indispensable resulta decir que se requiere de una comunidad más informada, que socialice sus conocimientos y promueva la lectura porque como bien lo dicen mis amigos de Canaco Servy tur del Mayo: “La lectura no solo proporciona información (instrucción) sino que forma (educa) creando hábitos de reflexión, análisis, esfuerzo, concentración…y recrea, hace gozar, entretiene y distrae. Una persona con hábito de lectura posee autonomía cognitiva, es decir, está preparada para aprender por si misma durante toda su vida y eso le da mayor nivel de eficiencia y competitividad.”

Alcanzar este nivel de raciocinio permitirá distinguir lo que dice un medio de comunicación u otro. Nos dará herramientas intelectuales para diferenciar de la opinión política a la opinión pública; nos hará más analíticos y críticos.

Nos hará comprender que la violencia, en todas sus modalidades, no nos conduce a ninguna parte deseable para este país y sus habitantes.

Que el respeto a los Derechos Humanos y a las Garantías Individuales son las herramientas más eficientes para desterrar la discriminación de todo tipo y establecer una comunidad solidaria.

Pero bueno, ya tendremos medio año para reflexionar la decisión que tomaremos el primer domingo de julio.

Por lo pronto, les voy a contar un chiste que me compartió un amigo:

- Lo peor que nos pueda pasar otra vez_ me dijo _es elegir puros funcionarios mayas, incas o aztecas.

- ¡Ah carajo! ¿Cómo está eso!_ le pregunté.

- Sí, mira: El funcionario maya es aquél que llega a la oficina preguntando: ¿Maya ´mao alguien?

- El funcionario inca – continuó-  es el que llega, se sienta e inca sus codos en el escritorio para revisar los periódicos a ver qué dijeron de él.

- Y el funcionario azteca- finalizó- es aquél que llega y ordena a su achichincle: ¡Azte-cargo! ¡Yo ya me voy!

¡Oops!

¡Feliz Año!

¡Ah! ¿Usted le teme a los cambios?

¡Buen día!