viernes, 6 de enero de 2012

Favorece Sardina Repunte Económico

* En el 2011 la Pesquería fue recertificada por parte de Marine Stewardship Council (MSC) lo que permite mejorar la comercialización del producto en mercados internacionales.

El Bitachi/ Mazatlán.- La pesquería de pelágicos menores se desarrolla en el Golfo de California y la costa occidental de la península de Baja California donde operan barcos equipados con redes de cerco que capturan principalmente la especie sardina Monterrey (Sardinops sagax caeruleus), con una  derrama económica que la posiciona en el cuarto lugar de importancia nacional por su valor comercial.

Hilario Pérez Figueroa, Director General de Ordenamiento Pesquero y Acuícola de la Conapesca, dijo que en 2011 la pesquería de sardina fue certificada por el Marine Stewardship Council (MSC) lo que permite mejorar la comercialización del producto y llegar a mercados internacionales.


Aclaró que la recertificación se obtuvo después de más de cinco años de trabajo interinstitucional entre la Conapesca, el Inapesca, la Cámara Nacional de la Industria Pesquera (Canainpesca), los productores y otros organismos que propiciaron el desarrollo de una pesca sustentable para el cuidado de las especies y el ecosistema marino.

Agregó que el manejo ordenado de la pesca de pelágicos menores (sardinas principalmente) es reconocido  por contribuir a mejorar la salud de los océanos para el beneficio de la naturaleza y la sociedad, incluyendo a los pescadores y los consumidores.

En ese marco, la Conapesca genera nuevas políticas de manejo que incentivan el consumo humano y la sustentabilidad de la pesquería. Estas políticas contemplan un programa de ordenamiento pesquero con su plan de manejo pesquero, la inducción a la comercialización y consumo de la sardina, nuevos productos, nuevas presentaciones y modernización de la flota, entre otros.

Para lograr lo anterior, están las siguientes líneas de acción: Actualización del marco regulatorio en lo referente a tallas mínimas y especificaciones técnicas para el manejo del producto a bordo, programa de observadores científicos a bordo, coordinación con la industria reductora, mayor inversión pública y privada.

Para que estas nuevas políticas de manejo tengan éxito, dijo Pérez Figueroa, es necesaria la cooperación o el apoyo del sector pesquero, empresarial nacional y gobierno federal para fomentar el consumo nacional a través de programas de educación y concientización.