miércoles, 21 de diciembre de 2011

El Piquete del Bitachi

MODA. “¡Este es el corrido de Poncho Jiménez…. que un sabadito me dio dos patadas!!. Sí, como leyó usted. La canción de moda entre los chicos de la prensa de Navojoa se titula así: “El Corrido de Ponchito”. El debut de esta canción ocurrió en la posada que ofreció Víctor Fausto Silva a los medios de comunicación, por allá en el bautizado Salón de Eventos “La Moringa”, rumbo al Periférico. Fue el periodista David Guirado quien compuso y cantó esta canción, que seguramente será el exitazo de la temporada, y algunos dicen que marca historia en la vida del comunicador.

MAPACHES. Por cierto, en la mencionada posada Silva prácticamente vivió en carne propia lo que es sufrir una “mapachada”. Resulta que rifó unas botellas de vino entre los asistentes, siete licores en total, y luego de repartir los papelitos pues que le resultan diez ganadores. La congoja fue tal, hasta que finalmente los ojos de la prensa se posaron en cierto líder partidista, que seguramente amaneció herniado por tanto reírse. Lo trascendente en todo esto es que la raza comenzó a gritar “¡Por hay debe andar el Rupi… ya te llegaron los mapaches, Víctor¡”.

PASARELA. En la mencionada posada de los representantes de los medios de comunicación se transformó en una pasarela política. El que llegó tempranito fue el diputado local por Navojoa y Etchojoa, José Luis Germán Espinoza, quien casiii como Julio César: vino, vio (y no es burla) y se fue. El político pretende alcanzar la nominación de su partido a la diputación federal…También llegó Oscar Rascón, prácticamente de visita de médico, y más tarde Guillermo Peña Enríquez, acompañado por el dirigente del Sindicato de Trabajadores de Granjas Avícolas de Navojoa, a quien los avezados ojos de la prensa inmediatamente identificaron como uno de los probables regidores en el próximo Cabildo. Y ni se diga de Jorge Luis Arellano Cruz, quien hasta se quedó a recoger las mesas y sillas utilizadas en el jolgorio.

ASI COMO. Tristes, decepcionados y con ganas de papear se quedaron las gentes que asistieron a la posada que los aspirantes del PAN realizaron frente a las instalaciones del partido. Un buen número de juguetes fueron repartidos entre los niños por Francisco Búrquez y compañía, sin embargo en esta ocasión no hubo tortas, ni “chescos” y pues la raza tuvo que subirse resignada a los camiones que los movilizaron desde distintos puntos de Navojoa… Como que hace falta Mónica Robles en este tipo de eventos, ya que se especializó en la elaboración y repartición de las famosas tortas blanquiazules.