lunes, 19 de diciembre de 2011

El Piquete del Bitachi

LA REBELION DE LOS COLGADOS. Aunque usted no lo crea en cierto edificio ubicado por No. Reelección y Rodolfo Campodónico se está fraguando entre la penumbra de sus sótanos una eventual candidatura a la presidencia municipal de Navojoa por el PRI. Todo indica que Alberto Natanael “El Pitillo” Guerrero López no las trae de todas consigo ya que un grupo muy importantes de militantes de su partido, incluso de otras agrupaciones, y hasta de la sociedad civil navojoense, se están reuniendo para impulsar a otro aspirante a la tan deseada alcaldía. Será a principios del próximo año cuando el grupo estarían dándose a conocer y de paso fijando su postura en torno al candidato que apoyarán… aunque tampoco descarte usted a un tercero en discordia.

COMO EL CANGREJO. Pues nada. Que los “dinochicos” que encabezan las agrupaciones juveniles priístas también andan agarrados del chongo para ser tomados en cuenta en la integración de la planilla de regidores que acompañará al candidato de ese partido que busque la alcaldía de Navojoa. Cuentan que los tres principales cabecillas de las agrupaciones no se pueden ver ni en pintura y hasta frecuentemente hacen menos el trabajo que realizan uno y otro grupo. Sin embargo, el dirigente tricolor Jorge Luis Arellano Cruz al parecer ya tiene bien elegido a su predilecto, un ex panista, que ha últimas fechas ha intensificado actividades con tal de hacerse notar y hasta cuenta con el apoyo de algunos periodistas.

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE ESQUER. Golpes de pecho, oraciones, hechizos (de los que realiza el Chibora), changuitos y hasta muecas con la boca no han dado resultado a cierto grupo de panistas que ya no aguantan la “tibieza” y la presunta pereza de su delegado regional, Luis Antonio Esquer, bautizado por los suspiritos azules como el “No me ayudes compadre”. Los zapatos de su antecesor le quedaron grande, además de que cuanto periodista llega lo hace caer en sus redes, y que te cuento Margarito que los panuchos ya no sienten lo duro sino lo tupido por las barridas de su delegado, las cuales son muy bien aprovechadas por el equipo contrario. La pregunta es ¿estaremos viendo los últimos días de Luis Antonio Esquer como delegado del PAN en el Sur de Sonora?. El bautista tiene la palabra.

LA SOPA FRIA. Así es. El aspirante al Senado del PAN, el revivido Francisco “Pancho” Búrquez, ex alcalde de Hermosillo, trae una campaña mediática de este tamaño por todo Sonora, al grado de que en el Sur ya hasta le dicen la “sopa fría” ya que no hay fiesta en donde no esté presente. Y prueba de esto es que estará el miércoles en una posada para la militancia que organizó Guadalupe Mendívil Morales, aspirante a la nominación del PAN a la alcaldía de Navojoa, y quien estará acompañada por… ¿adivinen quién?... ¡el sopa fría!, perdón “Pancho” Búrquez… El que deberá pensarla dos veces antes de dejarse venir a la “Perla del Mayo” es su compañero de fórmula al Senado, Florencio “Chito” Díaz, ex dirigente de la CNA, a quien los vecinos de la colonia Sonora han acordado ponerle marcaje personal cuantas veces visite la ciudad, por incumplir el compromiso de solucionar el problema que representa el arroyo Sonora cada temporada de lluvias. El “Chito” ofreció una primera remesa de 15 millones de pesos para la obra y los vecinos prácticamente se quedaron como la novia de rancho: Vestidos y alborotados. Ahora que bien eso del marcaje personal… vaya seguridad y porras que tendrá el “Chito” Díaz… ¡pero en su contra!... y todo por cortarse el bigote.

A VER CUANTO DURA ó “ESTOY MIRANDOME EN EL ESPEJITO” (léase con acepto español). Pos nada, Josú. Que finalmente las pirañas se han calmado por el espejito que les trajo el “Curro”. Los eternos buscabullas… ejem ejem… los perredistas de Navojoa finalmente como que comienzan a comprender la importancia que tiene una palabra que hace mucho tiempo no habían oído hablar de ella y tuvo que venir su dirigente estatal, Carlos Navarro, y su inseparable Sancho, José Curiel, a deletrearles la maravillosa palabra que llegó a calmar la cena de negros que se traían. Esa mágica palabra que tiene embobados a más de dos amarillos se llama… chan chan chan channnnn: UNIDAD. Parece ser que Jorge Luis Arellano Cruz, en la carne asada que departió con la dirigencia perredista, les habló de las fortalezas que trae consigo estar en armonía, respetar el punto de vista de los otros y dejarse de piquetes a los ojos, manita de cochi, patadas debajo de la mesa (si Chuy) y otras artimañas que han aprendido a la perfección los del PRD de casa. Por cierto, ya tienen dos aspirantes a la alcaldía y no…. Se equivoca usted no es Leopoldo Escudero, Víctor Domínguez, Martha Dalia Gastélum (quien anda por estos lares), Hildeliza González, José Curiel o Miguel Lagarda… noooooo. Se trata de Leonardo Pacheco, un ex chofer de ambulancias del IMSS, hoy jubilado, por el lado de la agrupación Unios (una vacilada de Leobardo Ramos Izaguirre) y del médico radiólogo, promotor deportivo y boxeador (ajá diría el periodista Juan R.) Francisco Javier Ramos Gutiérrez, impulsado por un numero grupo de perredistas, incluidos las tribus conocidas como Curieles, Hildelizas, Escuderos, etc., y esta semana podrían darle su apoyo los Morenos de AMLO. Ramos Gutiérrez jura y perjura (que no es pariente de Leobardo Ramos) que su contacto con la “izquierda” navojoense proviene de hace siete años, cuando por primera vez lo invitaron a participar, sin embargo no vio condiciones para hacerlo y es ahora cuando finalmente aceptó encabezar al partido en el próximo proceso electoral que se avecina, aunque todavía falta saber si habrá de contender contra Pacheco, ambos por cierto dejaron el ombligo político en el PRI. ¿Serán los efectos de la carne asada?.