jueves, 15 de diciembre de 2011

Aprueban Legisladores 10 millones de Pesos Contra Sequía


Sonora es uno de los estados que recibe el beneficio, sin embargo, Diputados Del Pan de Sonora Votan en Contra

El Bitachi/ Navojoa. Los diputados federales aprobaron un decreto a través del cual obligan a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público a destinar 10 mil millones de pesos para atender a los estados del país que han sido afectados por fenómenos meteorológicos y que los han dejado con desastres como sequías, heladas e inundaciones.

El decreto fue avalado por 284 votos a favor. En el PAN las posturas se dividieron y 52 diputados panistas votaron en contra y 5 se abstuvieron, lamentablemente y pese a que este decreto beneficia a Sonora, los diputados federales panistas sonorenses votaron en contra, solo uno voto a favor.

El decreto fue impulsado por el PRI y fue avalado por todos los partidos políticos a excepción del PAN.

Los legisladores sonorenses Onésimo Mariscales Delgadillo, Ernesto Pompa Corella, Rogelio Díaz Brown, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, Ernesto De Lucas Hopkins, Jesús Alberto Cano Velez y el Coordinador José Luis Marcos León Perea manifestaron su beneplácito por esta aprobación ya que en Sonora se verán beneficiados ganaderos y agricultores que no habían sembrado por los estragos de la sequía.

Es la primera ocasión que se aprueba el  legislativo que reorienta el presupuesto impulsado por el grupo parlamentario del PRI, liderado por Francisco Rojas, para integrar un Fondo Especial de recursos económicos por diez mil millones de pesos para atender las entidades del norte, centro y sureste del país que se han visto afectadas por la sequía, heladas e inundaciones.

Con la aprobación del decreto por 284 votos a favor, se beneficiará a los estados de Sonora, Baja California, Baja California Sur, Aguascalientes, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, y parte de Guanajuato, que se encuentran en una situación de emergencia por las sequías, así como Tlaxcala, Puebla, Estado de México e Hidalgo, que han resentido daños por las heladas y para atender las afectaciones en Tabasco por las inundaciones.

El decreto establece que para la integración de este fondo, se considerarán, entre otros, los recursos excedentes que resulten de los ingresos autorizados en la Ley de Ingresos 2011, de los subejercicios del Presupuesto de Egresos de la Federación 2011, así como de las economías que el Ejecutivo Federal hubiera obtenido en la ejecución del paquete económico.

Quedó en claro que para efectos de este decreto no se aplicaría pari passu a los estados y municipios afectados, como tampoco se aplicarán lineamientos o reglas de operación que limiten o impidan que los recursos lleguen urgentemente a las zonas afectadas.

En el proyecto se recalcó que dichos lineamientos deberán ser sencillos, a efecto de permitir el acceso ágil a los recursos por parte de los estados afectados y no podrán establecer la obligatoriedad de aportaciones estatales, y se apuntó que en caso de que los programas institucionales no sean suficientes o no exista convenio previo con el Gobierno del Estado, los recursos se aplicarán a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mediante los lineamientos que expida sobre el particular el Ejecutivo Federal.

A nombre de la fracción del PRI, el diputado Cruz López Aguilar advirtió que la situación por la que atraviesan las entidades afectadas por las contingencias climatológicas es verdaderamente alarmante debido a la gran pérdida patrimonial y de producción, lo que generará carestía y desabasto de alimentos, problemática que de no ser atendida afectará negativamente en los sectores poblacionales más vulnerables, con lo que se ampliará el número de mexicanos inmersos en pobreza alimentaria.

El también presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería subrayó que el aprobado atiende no sólo la forma sino el fondo del problema por el que atraviesan las entidades que desde hace 18 meses enfrentan la más fuerte sequía que afecta a más del 40 por ciento del territorio nacional y ha dañado severamente al sector agropecuario, y que por sus dimensiones y pérdidas debería de calificarse como una tragedia nacional.

Reiteró que Sonora, Baja California, Baja California Sur, Aguascalientes, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Sinaloa, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Veracruz, Guanajuato y Durango, son los estados que más sufrido los dañados, cuando son las regiones más importantes en lo que hace a la producción agropecuaria, por lo que urge atenderlos para evitar que se profundice el riesgo de la alimentación.