lunes, 14 de noviembre de 2011

Columna: Vamos a Andar

Alcantarillas de Navojoa
Por Javier Félix G.

El Bitachi/ Navojoa.- Con motivo de la ampliación de parquímetros en el Mercado MNunicipal de “La Perla del Mayo”, el 7 del presente, antier,  el comerciante Francisco Gaxiola destapó, en al área de las Carnicerías una alcantarilla que inmediatamente inundó de feos y fétidos olores el ambiente, a tal grado que algunos miembros de la comitiva que acompañaban al alcalde Abraham Mendívil López tuvieron que sacar sus pañuelos para taparse la boca y evitar la podredumbre que emanó de la cañería.
Tremendo foco de infección en el lugar donde se expenden alimentos para la población navojoense, demostrando el descuido de las autoridades de salud, tanto estatales como municipales, quienes no están cumpliendo con su responsabilidad, se tiran la “bolita” unos a otros y es la ciudadanía la que sale perjudicada por los que cobran sin trabajar.
Ya pasó el tiempo en que los ciudadanos callaban ante las autoridades incompetentes. Algo similar sucede a lo largo de la recién modernizada calle Ignacio Pesqueira, ya es un clamor de los ciudadanos los olores nauseabundos que salen de los registros del drenaje en las banquetas, lo cual no sucedía antes de la rehabilitación de la importante rúa, a pesar de en su debido tiempo se les hizo saber a los encargados de supervisar los trabajos de la pésima constructora Bisa, la cual dejó en los navojoenses un agrio sabor de boca por lo mal hecho de los trabajos, aunque el concreto de la superficie de rodamiento quedó bien, no así en las banquetas, con desniveles, trabajos sin terminar como en la esquina de Juárez y Morelos, donde existe un hoyo en la banqueta que pone en peligro la integridad de los peatones.
Como la constructora ya abandonó los trabajos y se fue de la población, ya no hay a quien reclamarle y, lo que tanto se dijo que era una gran obra, quedó inconclusa;  además de  los  malos tratos a los ciudadanos por parte de los ingenieros encargados de las obras, que no se molestaron siquiera en poner los señalamientos correspondientes, sumado a la maneras despótica y grosera de tratar a los ciudadanos que cruzaban la calle por donde podían, multiplicándose los accidentes. 
Esta constructora debe responder por el pésimo trabajo realizado en la Pesqueira, lástima del dineral que se gastó en esa obra.