miércoles, 19 de octubre de 2011

Los Defectos de Nacimiento Pueden Vincularse a la Hipertensión

El Bitachi/ROCKVILLE, Maryland, 19 de octubre de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/.- Las mujeres que toman inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) para tratar la hipertensión arterial durante su primer trimestre de embarazo no corren mayores riesgos de tener un bebé con defectos de nacimiento que las mujeres que toman otro tipo de medicación contra la hipertensión o que no toman medicamentos para la presión arterial, según un nuevo estudio de la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud, AHRQ, por sus siglas en inglés), del Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos, HHS, por sus siglas en inglés), de los Estados Unidos.

El estudio sugiere que la misma hipertensión subyacente puede aumentar el riesgo de defectos de nacimiento, en lugar de los medicamentos para la presión arterial tomados durante el primer trimestre de embarazo.

Los inhibidores de la ECA se encuentran entre los fármacos más ampliamente prescriptos para tratar la hipertensión, en particular para quienes también tienen diabetes.

Se sabe que los inhibidores de la ECA aumentan la tasa de defectos de nacimiento en el segundo y tercer trimestres de embarazo, y un estudio anterior informó acerca de un vínculo entre el uso de inhibidores de la ECA y los defectos de nacimiento en el primer trimestre de embarazo.

Pero el nuevo informe de la AHRQ, basado en un estudio de una población más grande, no encontró un único vínculo entre el uso de inhibidores de la ECA durante el primer trimestre y los defectos de nacimiento. 

Los resultados del estudio, preparado para el AHRQ Effective Health Care Program (Programa de cuidado eficaz de la salud de la AHRQ) por la HMO Research Network (Red de investigaciones HMO) - miembro de la Developing Evidence to Improve Decisions about Effectiveness (Red para el desarrollo de evidencia a fin de mejorar las decisiones acerca de la eficacia, DEcIDE, por sus siglas en inglés) de la AHRQ -- se publican en la edición del 18 de octubre del BMJ. 

"Algunas mujeres en edad de tener hijos tienen hipertensión, y aproximadamente la mitad de ellas quedará embarazada mientras que toma uno o más medicamentos para tratarla", dijo la Directora de la AHRQ Carolyn M. Clancy, M.D.  "Este informe debería llevar a debates más informados por parte de las mujeres, con asesoramiento de sus médicos, sobre la mejor forma de tratar su hipertensión, particularmente si quedan embarazadas".

Los inhibidores de la ECA también se usan para tratar la insuficiencia cardíaca y para proteger a algunas personas de las complicaciones causadas por la diabetes. Sin embargo, debido a que trabajan inhibiendo una enzima en el riñón, los médicos aconsejan cautela en cuanto a tomarlas durante el segundo y tercer trimestres de embarazo, período crucial del desarrollo del bebé por nacer.  Los inhibidores de la ECA llevan una "caja negra" de advertencia de la Food and Drug Administration (Dirección de Alimentos y Medicamentos) —la advertencia más fuerte de ese organismo— contra su uso durante el segundo y tercer trimestres de embarazo.

Un estudio publicado en 2006 que examinó casi 30,000 nacimientos durante 15 años entre mujeres inscriptas en el sistema Medicaid de Tennessee sugirió que las embarazadas que habían tomado inhibidores de la ECA durante el primer trimestre de embarazo tenían bebés con defectos de nacimiento a aproximadamente tres veces la tasa de las madres que no habían tomado medicamentos contra la hipertensión. Pero el nuevo estudio de la AHRQ —que examinó más de 465,000 bebés nacidos durante 13 años en la región de Kaiser Permanente de Carolina del Norte— no halló dicha correlación. El nuevo informe encontró que los defectos de nacimiento ocurrían a la misma tasa entre todas las mujeres con hipertensión, sin importar si tomaban inhibidores de la ECA, otros medicamentos para tratar la alta presión ni si no tomaban medicamentos contra la hipertensión.

Si bien el estudio de la AHRQ no concluyó que la hipertensión sea explícitamente responsable de una mayor cantidad de defectos de nacimiento, los investigadores dijeron que los hallazgos sugieren que la alta presión subyacente probablemente resulte en un número más elevado de defectos de nacimiento. Por lo tanto, tomar medidas para reducir la presión arterial antes del embarazo —entre ellas, perder peso y reducir la ingesta de sodio— puede reducir el riesgo de defectos de nacimiento.

El estudio, Maternal Exposure to Angiotensin Converting Enzyme Inhibitors in the First Trimester and Risk of Malformations in Offspring: A Retrospective Cohort Study (La exposición de la madre a los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina en el primer trimestre y el riesgo de malformaciones en los hijos: estudio de cohorte retrospectivo), es el estudio más reciente del Programa de cuidado eficaz de la salud de la AHRQ.  El Programa de cuidado eficaz de la salud ayuda a pacientes, médicos, enfermeras, farmacéuticos y otras personas a elegir los tratamientos más eficaces, auspiciando el desarrollo de informes basados en la evidencia y evaluaciones en cuanto a la tecnología, a fin de ayudar a las organizaciones de los sectores público y privado en sus esfuerzos por mejorar la calidad del cuidado de la salud en los Estados Unidos. Para más información sobre el programa, sírvase ingresar en www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

FUENTE  Agency for Healthcare Research & Quality