martes, 4 de octubre de 2011

El Sol

 - El “Chip” Vehicular nos Tendrá “Cautivos” y “Ubicados”
- Estaremos como “Arraigados” y constantemente Monitoreados 
- ¿Quién es el Auténtico Dueño del Estadio “Ciclón” Echeverría?
- “Cacique” se Ostenta como Propietario de esa “Cantina” Beisbolera
-Denuncian Negligencia Médica en Policlínica del ISSSTESON-Navojoa



Por Federico Lagarda                                                                                             
 
El Bitachi/ El Objetivo Regional.- Con el “cíclico” arribo del béisbol invernal y de los “maletas” Mayos de Navojoa, se “revive” de nueva cuenta el polémico “tema” que por bastantes años ha traído “molestos” a propios y extraños, acerca de quién es el auténtico dueño de la “cantina” más grande de la ciudad o mejor conocido como: Estadio Manuel “Ciclón” Echeverría… Ya que, a ciencia cierta, nadie parece estar informado sobre la “situación legal” del inmueble, aunque hay quienes “dicen” que dicho “estadio municipal”, le fue otorgado en “concesión” (por 20 años) a Víctor Cuevas Garibay, (según nuestras fuentes) por el ex alcalde Ángel Ramón R. Bours Urrea, durante el gobierno de Manlio Fabio Beltrones… “Concesión”, bajo prebendas muy “especiales”, beneficiando al “empresario” y nunca aclaradas por Ángel Bours, ni por los Ayuntamientos posteriores… Pero, de resultar verídico lo anterior, la pregunta obligada sería: ¿A cambio de qué?, pues que se “sepa” el señor Cuevas Garibay, nunca ha hecho nada en “provecho” de la comunidad (asegura la “vox populi”), sino todo lo contrario, toda vez que Víctor Cuevas, se ha dado a la “tarea” de “aniquilar” los buenos espectáculos que (en otra época) ahí se presentaban, a saber: funciones de box, artistas y grupos musicales de renombre, entre otros… Y todo porque el “cacique” beisbolero, cobra “carísimo” como si fuera de su propiedad el “estadio municipal”, convertido (ahora) en “antro” cervecero…
Al respecto, entrevisté sobre ésta (irregular) situación, al director de Espectáculos Públicos del Ayuntamiento de la “Perla del Mayo”, Porfirio Valdez Carrillo, mejor conocido como “Pío” Valdez, quien (con pocas palabras) expresó: “los regidores como representantes de la comuna, tienen toda la autoridad y responsabilidad de ver y de informar a la sociedad, sobre cuando termina ese periodo de concesión, para que el *estadio* vuelva a ser manejado por el Ayuntamiento, y de esta manera, los recursos recaudados por los entretenimientos que ahí se promuevan de nuevo, ya sean artísticos, culturales o deportivos, vayan en beneficio directo del deporte y de la misma comuna”… Por último, Valdez Carrillo, reflexionó: “en vista de que no hay salones de eventos para funciones boxísticas, urge *destrabar* este asunto del estadio Manuel *Ciclón* Echeverría”…
En otras cosas y ya más “resignados” ante el anuncio “chafa” que hizo el gobernador Guillermo Padrés Elías, sobre el “supuesto” libre tránsito carretero para el sur de Sonora, que por cierto le restó algunos puntos a su “credibilidad”, ahora todo se reduce en “conseguir” el “inseguro” e inconstitucional “chip” electrónico, que permite el paso “gratuito” por tan sólo tres casetas de peaje… Pero volviendo al tenebroso “chip” impuesto por el gobierno del Estado, es válido comentar que con este “aparato transmisor” se está atentando contra la libertad de tránsito constitucional, donde se va a perseguir, localizar y asegurar (a través del “chip”) a cualquier persona que conduzca un vehículo (registrado), violentando con ello dicha libertad de tránsito… Es decir que, en todo momento estaremos perfectamente “ubicables” (vayamos a donde vayamos), como los individuos “arraigados” a quienes les colocan un “chip” o pulsera para que no se escapen de la “ley”… En pocas palabras, estaremos señalados, cautivos y “monitoreados” con ese diabólico artefacto… Existiendo además un alto riesgo de que un buen “hacker” pueda entrar y robar la “base de datos” del “REPUVE”, ante lo cual el Estado, no tiene los suficientes candados para evitar el robo (cibernético) de información sobre los propietarios de vehículos… Ahora bien, imagínense que sus datos personales con todo y su localización exacta, “caigan” en manos “equivocadas” (secuestradores o simplemente chantajistas) que “sepan” cuando usted se encuentre en una “cantina”, en un “hotel” de paso o en cualquier lugar (y en tiempo real) o, la ubicación de sus hijos a la entrada y salida “escolar”… Creo que nos sale más barato “pensar” que ésta delicada situación no fue “contemplada” por las autoridades del “Nuevo Sonora”, pero a lo mejor sí lo “cavilaron” y de manera abusiva e irresponsable la “pasaron por alto”, cayendo con “esto” en una grave responsabilidad política (y de todo) con los sonorenses, a los cuales tienen la obligación de servir y de cuidar (su integridad)…
Por lo que, desde aquí denunciamos el riesgo que corren todos los que tienen un vehículo (con el mencionado “chip” instalado)… Igualmente exigimos una explicación amplia y convincente, con evidencia científica y tecnológica que respalde y asegure que no existe ningún peligro para los que tengan ese “artefacto transmisor” en sus automóviles… Aunque de todas formas, con ese “chip” electrónico, estaremos señalados, cautivos y “monitoreados” por el gobierno… Acción netamente “fascista”…
Por otra parte, se reporta hasta la sala de redacción de “El Objetivo Regional”, el amigo y artista del pincel, Alejandro Castro Barreras “El Chinito”, quien denunció que en días pasados, fue objeto de negligencia médica en la farmacia de la Policlínica Siglo XXI (ISSSTESON-SNTE) de Navojoa… A continuación, transcribimos la entrevista que sostuvimos con Castro Barreras y que a la letra dice: “El caso es que un médico de apellido Vázquez (del ISSSTESON), le recetó a mi madre dos medicamentos, uno para quitar los síntomas y el otro antibiótico (eritromicina) para combatir la infección de las vías urinarias… Iniciando el problema cuando quise surtir la receta en dicha farmacia de la policlínica, donde la persona que la atiende me expuso que la *eritromicina* está fuera del cuadro básico del ISSSTESON, procediendo (ella misma) a comunicarse por teléfono con el médico que expidió la receta, el cual le contesta, que no me dé el medicamento puesto que no le hacía falta a mi mamá… Por lo que, le dije a la asistente de la farmacia, que eso es negligencia médica y por lo tanto me iba a quejar en la dirección, porque el médico recetó (previa valoración física) el antibiótico por siete días, cada seis horas y por teléfono él mismo lo quita argumentando que mi madre no lo necesita, siendo que ese medicamento es precisamente para combatir la infección”, explicó el denunciante…
“De ahí me dirijo a la dirección de la policlínica, donde encuentro ocupada a su directora, Guadalupe Mendívil Morales, quien me dijo que en un instante me atendía, pero mientras espero, la secretaria de la doctora Mendívil, me cuestiona sobre el motivo de mi visita, explicándole todo el caso… En esos momentos llegó otra persona a buscar a la Dra. Lupita, respondiéndole la secretaria que ésta estaba muy ocupada, *pero a éste muchacho (refiriéndose a mí) sí lo va a atender porque trae un caso muy fuerte de negligencia médica*; en eso, la misma secretaria se enfila hacia la oficina de la directora y al regresar me indicó que la doctora no podía atenderme en ese momento, además de que el caso no era de su competencia por tratarse de *padres arancelados*, que me dirigiera a trabajo social o si gustaba que la esperara pero que la funcionaria no podía ayudarme… Contestándole a la secretaria: yo, ni siquiera le he expuesto el caso a la directora, y desde luego que voy a denunciar, porque cambiar una receta o negar un medicamento (más siendo antibiótico) y por teléfono a través de la farmacia, claro que es negligencia médica”, agregó Alejandro Castro…
Asimismo, el denunciante señaló que, en la hora y media que estuvo esperando a la directora de la policlínica, la secretaria de la Dra. Mendívil, les decía a todos los que la buscaban, que la directora iba de salida y que estaba muy ocupada, “no se atendió a nadie en el tiempo que yo estuve ahí, sólo se les preguntaba qué se les ofrecía y que la doctora Lupita, después se comunicaría con ellos”, finalizó diciendo Castro Barreras…

Correo: elobjetivo_lagarda@hotmail.com