viernes, 23 de septiembre de 2011

Pensándolo Bien: ¿Independencia?

“Gran parte de los postulados de la Independencia están vigentes porque son utópicos, por son planteamientos de futuro realizados hace 201 años”. Abel Pérez Rojas, educador mexicano nacido en 1970.

Por Juan Roberto Valdez Leyva                                                            

El Bitachi/ Navojoa.- Y ese futuro todavía no nos ha alcanzado a pesar de las múltiples y reiteradas peroratas oficiales, quizá porque la utopía es eso: Un lugar que no existe más que en las burbujas mentales de quienes dizque gobiernan.

¿Hay algunas razones para fundamentar esto?

Veamos estimado lector:

Hace 201 años, nuestro territorio, conocido entonces como Nueva España, era una colonia y los minerales extraídos, principalmente el oro y la plata se iban a España. Ahora también, con la diferencia de que los minerales del municipio de Álamos se van a Canadá, parte de  los de Nacozari y Cananea a Estados Unidos, más el agravante de que las empresas multinacionales se llevan todo lo que pueden, ante la pasividad de un gobierno que al parecer ignora y desprecia la esencia del Artículo 27 Constitucional.

Hace 201 años, este territorio no tenía autonomía, ya que España decidía la política en general, sin tomar en cuenta las necesidades de los nacidos aquí. Ahora tampoco tenemos autonomía en virtud de que El Fondo Monetario Internacional y Washington dictan las políticas principalmente económicas y hasta en Seguridad Nacional, como hemos visto con el famoso Plan Mérida, los flagrantes sobrevuelos gringos y el Operativo Rápido y Furioso.

Hace 201 años, los nacidos en España tenían acaparados los cargos más importantes del gobierno, de la Iglesia y del Ejército, con sus correspondientes privilegios. Ahora nomás revise la ascendencia extranjera de quienes controlan este país.

Hace 201 años, la mayoría de la gente vivía en la pobreza mientras unas cuantas familias concentraban la riqueza nacional. Ahora numerosos expertos señalan que 30 familias detentan el poder económico de México y lo que eso conlleva en la toma de otras decisiones importantes para el país y sus 113 millones de habitantes a quienes les ofrecen migajas de la riqueza nacional a través de programas asistenciales privados u oficiales como Oportunidades y de la  Sedesol.

Hace 201 años la oligarquía reinaba. Ahora, ese reducido grupo llamado oligarcas, dueños de propiedades, de tierras y de grandes acumulaciones de dinero, marcan la directrices gracias a sus fuertes influencias económicas.

Hace 201 años, había esclavitud y peonaje en minas, haciendas y los patrones maltrataban y explotaban a los trabajadores. Ahora, ¿Cómo podría llamarse a la condición donde se trabaja bajo llave aunque con ello se pierda la vida por un incendio? O ¿Cómo denominar la situación donde los trabajadores perciben los miserables 58 pesos del salario mínimo? O a las extenuantes jornadas de trabajo hasta de 12 horas sin pago de horas extras y la paulatina pérdida de los sagrados derechos laborales.

Hace 201 años, el régimen de castas ejercía una brutal discriminación y consideraba a indígenas y negros como seres inferiores. Ahora, la discriminación persiste por cualquier condición, sea por color de piel, status social,  de religión, ideología política, por capacidades diferentes, por género de sexo u orientación sexual.

Hace 201 años, el gobierno virreinal era insensible a las necesidades de los nativos. Ahora nomás volteé a ver la situación ancestral  de atraso y marginación de los diferentes grupos  indígenas.

En 1767 El Virrey De Croix publicó un famoso bando que decía: “De una vez para lo venidero, deben saber los súbditos del Gran Monarca que ocupa el trono de España, que nacieron para callar y obedecer y no para discutir ni opinar en los altos asuntos del gobierno” ¡Oops! Ahora, los viyerrezuelos que pululan por doquier, impulsan políticas al margen de la opinión pública.

Hace 201 años, la iglesia dictaba lo que debía pensar la gente impidiendo el libre pensamiento y el debate, apoyada por los Tribunales de la Santa Inquisición para perseguir, encarcelar, torturar y asesinar a los disidentes. Ahora, un monopolio televisero trata de imponer un candidato presidencial. A propósito del copetes kid, Enrique Peña Nieto, cliente y cómplice de Taravisa, perdón, de Televisa; Jenaro Villamil, reportero de la Revista Proceso, señala que este tipo pagó un promedio de 2.4 millones de dólares anuales a dicha televisora por cobertura mediática de su sexenio en el estado de México. ¡Quuééé! Así como lo leyó: El equivalente a más de 31 millones de pesos de tus impuestos y los míos. Y lamentablemente ese mal ejemplo se repite en todas las entidades federativas y los municipios donde los responsables de los Poderes, despilfarran el recurso público en propaganda y promoción personal, ante la complacencia y complicidad de quienes debían denunciarlos.

Seguramente usted tiene otros comparativos estimado lector y yo desde luego que no desestimo los logros evidentes, pero hablar así, así tajantemente de que vivimos en una Nación Libre, Soberana e Independiente, como que no me convence, por lo antes expuesto.

Así hayan cumplido con el ritual y gasto excesivo que representa el Grito de Dolores.

La Independencia, ¿Una Utopía?

Tal vez, pero para eso son las utopías: Para caminar y avanzar hacia ellas y si lo hacemos social y comunitariamente creo que nos aproximaremos más a ella.

Buen día.