jueves, 8 de septiembre de 2011

PENSÁNDOLO BIEN: Gobierno y Población

“Cuando en un gobierno, al hablarse de cosa pública, cada uno dice  >!que me importa!< la cosa pública está perdida” . Charles Louis de Secondat, Señor de la Brede y Barón de Montesquieu, 1689-1755, pensador político francés.

Por Juan Robert Valdez Leyva                                                                
El Bitachi.- En serio, muchos se conforman con acudir equis domingo de julio a cruzar una papeleta electoral, previo recibo de una despensa, un bulto de lámina o hule negro, cierta cantidad de dinero o un desayuno justo el día de las elecciones e irse a sus casas a esperar que los “nuevos elegidos” se dignen a canalizar el recurso público para combatir los graves rezagos, atraso y marginación en que se encuentran la mayoría de los centros poblacionales tanto urbano como rural.
Desde luego que para dichos elegidos, resulta más cómodo y provechoso, aunque también indigno, engrosar sus bolsillos y cuentas bancarias familiares que invertirle a  la educación, a la cultura, al deporte, a la salud, etcétera, al fin y al cabo que el grueso de la población no se queja ni protesta y si lo hacen pa´pronto está el aparato represor del Estado.
Pero que curioso_decía el escritor italiano Alberto Moravia, (en realidad su nombre correcto era Alberto Pincherle) _ los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado.
Exacto. Al contrario, a veces se tiene hasta el descaro de defenderlo a capa y espada.
¡Ah, seguramente se molesta el señor y sus represalias pueden ser graves jeje!
Entonces no les queda de otra a los jilgueros oficiales que defender lo indefendible, aunque con eso también salgan embarrados hasta las orejas.
Deveras, que mal concepto y ejercicio de ciudadanía y participación social.
Y mire que en esto ni el Presidente Felipe Calderón se escapa: A pregunta reciente y expresa de un cibernauta, sobre la dirigencia vitalicia de Elba Esther Gordillo Morales en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, dijo: “Es un sindicato con plena autonomía y fueron los agremiados quienes decidieron esa dirigencia.”
¡Quuééé!
¡Ay Presidente!
Sepa  que en mayo de 1989, el entonces Secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, junto con Manlio Fabio Beltrones Rivera y Emilio Gamboa Patrón, mantuvieron pláticas secretas planeando la caída del dirigente sindical Carlos Jongitud Barrios quien en el momento apropiado fue llamado por instrucciones del presidente Carlos Salinas de Gortari para decirle “que su tiempo al frente del magisterio había concluido y que sería relevado por una persona joven, capaz de hacerle frente a la disidencia que en ese momento amenazaba con arrebatarle al gobierno el control político del SNTE.”
Al llegar por asalto a la Secretaría General del sindicato magisterial más grande de América Latina, Elba declararía: “No permitiremos que el sindicato sea un botín de nadie, de nadie. No habrá reelección. Los estatutos no lo permiten.”
…Y ahí está todavía…con 22 largos años en el cargo y no precisamente por el gusto y decisión de los agremiados, sino por la imposibilidad de llevar a cabo elecciones libres con voto universal, directo y secreto para renovar las dirigencias en los estados y a nivel nacional y apoyada desde luego por un minúsculo grupo de incondicionales que bajo la amenaza y el temor mantienen control sobre la mayor parte de la  clase trabajadora.
A propósito del Ejecutivo Nacional y en torno a su V Informe de gobierno, éste se vio salpicado por la cifra espeluznante de casi 50 mil muertos en la lucha contra la delincuencia, las corruptelas en PEMEX, los asesinatos de las periodistas Marcela Yarce y Rocío González en el Distrito Federal, la tragedia del casino Royale en Monterrey que pone en evidencia las complicidades gubernamentales y su ominosa impunidad, las renuncias paulatinas de los suspirantes a la Presidencia, el hartazgo de la población que ya no sabemos a quién recurrir, el funcionario de clase corrupta mundial de la Comisión Federal de Electricidad que a cambio de un soborno que incluyó un auto Ferrari y un yate benefició indebidamente empresarios estadounidenses, que fue aprehendido y luego puesto en libertad.
¿Y la refinería que se iba a construir apá?
¿Y la actuación del Senado o de la Cámara de Diputados?
¿Y el ejercicio comprometido de los Congresos locales?
¿Y la lucha decidida de los regidores a favor del pueblo?
Bien, gracias. Cobrando encantados de la vida sus jugosas quincenas.
Estimados lectores: Si no existe honor ni prestigio en la mayoría de quienes dizque nos representan; recuperemos el valor, la vergüenza, el honor y prestigio que como ciudadanos merecemos y hagámoslo valer.
Buen día.