miércoles, 18 de mayo de 2011

Monopolios

“El capitalismo está por encima de la ley”. Bob Dylan, músico, cantante y poeta estadounidense nacido en 1941.
                                         
El Bitachi.- En su más reciente gira por los Estados Unidos, el Presidente Calderón expresó: “Yo soy la autoridad y necesito regular el mercado para evitar monopolios” arrebatándole la responsabilidad al inepto e ineficaz Eduardo Pérez Motta, quien desde el año 2004 es el Titular de la Comisión Federal de Competencia, organismo encargado precisamente de evitar las prácticas monopólicas que tanto daño han hecho a este país.

Anteriormente, el mismo Ejecutivo Federal había declarado: “Yo tengo la ley, la razón y la fuerza” en alusión al combate contra el crimen organizado, ignorando olímpicamente la republicana División de Poderes de la que muchos pensamos que debiese ser el Poder Legislativo el garante de la buena marcha de nuestra Nación y él solamente su patriota ejecutor a través de un honesto y transparente Poder Judicial.

No se usted estimado lector, pero vino a mi mente la frase que en su tiempo externó el monarca francés Luis XIV y que reflejó su absolutismo y desprecio al ciudadano: “L´Etat, c´es moi” (El Estado soy yo) en un claro y pernicioso ejercicio de poder al margen de cualquier ley, orden o constitución violentando flagrantemente los sagrados derechos civiles.

Pero hablábamos de monopolios y me resultó verdaderamente extraño que en esta ocasión no dijera nada el ex presidente Fox, quizá porque el origen de Vicente sea  Femsa, empresa monopólica mundial, integrada por la embotelladora más grande del mundo como es la Coca-Cola, las tiendas de conveniencia Oxxo y una importante inversión en la marca de cerveza Heineken, además propietaria del club Monterrey, un equipo mexicano de futbol de primera división, ahí nomás para seguir contribuyendo a la enajenación del pueblo mediante el alcohol, las frituras y el estentóreo grito de ¡goooool!

¡Ah! Pero parece que la lucha contra los monopolios tiene un solo destinatario y se trata del señor de origen libanés Carlos Slim Helú, considerado el hombre más rico del mundo, radicado en un país con más de 55 millones de pobres y dueño de empresas relacionadas con internet, como Apple Inc. iMac, Prodigy, Microsoft y acciones en el influyentísimo periódico The New York Times, siendo su monopolio más conocido Teléfonos de México, con telefonía fija y móvil, empresa que pertenecía al estado mexicano y que le vendió el tristemente célebre demonio suelto, Carlos Salinas de Gortari.

El asunto parece ser que el libanés pretende tener su señal para instalar su propia televisora y eso le espanta el sueño al junior Emilio Azcárraga Jean, de origen español por cierto, quien más rápido que inmediatamente, mueve sus influencias en el gobierno para evitar la competencia en su monopolio deTelevisa y su deformadora transmisión televisera por cable, satelital y abierta.

Pero no son los únicos monopolios en México.

Veamos: También está el de Alberto Bailleres González, presidente del grupo Bal, que incluye diez almacenes de la tienda departamental El Palacio de Hierro, la mayor producción mundial de plata con su Industria Peñoles, la mayor aseguradora en México con su Grupo Nacional Provincial, y su Administración de Fondos para el Retiro (Afores) a través de su grupo Profuturo, entre otras inversiones,  que lo hacen el segundo hombre más rico de México.

Luego tenemos el monopolio de Carlos Fernández González, Director General del Grupo Modelo, séptima empresa cervecera a nivel mundial y consejero de empresas como Emerson Electric Co. Televisa, el banco español Santander y miembro influyente del Consejo Consultivo del Agua, ahí nomás para que se imaginen quienes son los dueños de este líquido, mientras miles de colonias y comunidades sufren por su escasez.

Existe otro monopolio en manos de Lorenzo H. Zambrano Treviño, líder de Cemex, una de las mayores compañías cementeras del mundo, con el absurdo e incongruencia de que los mexicanos pagamos por el cemento gris 223% más que los estadounidenses.

También está el monopolio de Germán Larrea Mota Velazco, dueño del Grupo México y por ende, dueño de las minas de Cananea y Nacozari que aglutina la mayor producción de cobre en el mundo y que a pesar de los trágicos acontecimientos mineros en Coahuila, no ha sido molestado ni con el pétalo de una rosa.

Y a todo esto, ¿Qué dice la Constitución?

Artículo 28: En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos. En consecuencia, la ley castigará severamente, y las autoridades perseguirán  con eficacia, toda concentración o acaparamiento en una o pocas manos.

Y los entes monopólicos, ¿Qué dirán?

Permítame estimado lector expresarlo de esta manera: ¡jajajajajaja!

Se ríen, se burlan del contenido constitucional, están por encima de la ley, con la sonrisa y complacencia de dizque gobiernan este país.

Valiéndoles un comino que los mexicanos paguemos por internet de banda ancha 260% más que en Estados Unidos; 312% más por telefonía celular; 88% más por servicio de telefonía fija; 230% más por llamadas de larga distancia; entre 9 y 22% más por la gasolina, dependiendo la marca; 162% más por tarjetas bancarias, en fin, una serie de atracos contra el ciudadano que ya no haya a quién encomendarse ante la indefensión en que se encuentra ante esa gavilla de delincuentes que todavía ven a nuestra patria como tierra de conquista, ofreciéndonos pésimos servicios, elevadísimos precios, mínima competencia y harta especulación.

Mientras nos sacudimos esa modorra social y entendamos que el pueblo es el que manda porque es el que paga.

Ya lo decían nuestras abuelitas: El que mantiene detiene.

Buen día.