jueves, 24 de marzo de 2011

Pensándolo bien

Por Juan Roberto Valdez Leyva

¡Cua, cua!. Bye, bye, Pascual!.

“Pero más abominable aún que los imperialistas, son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o  sonrisas, la riqueza y la felicidad de sus pueblo”. María Eva Duarte de Perón (Evita) 1919-1952 actriz y política argentina.

El Bitachi, Navojoa.- Aunque los Estados Unidos y México mantienen relaciones diplomáticas desde 1823, éstas se han visto interrumpidas al menos en 4 ocasiones a saber:

1.- Entre 1836-1839 durante la guerra por la Independencia de Texas.

2.- Al final de la Guerra por la Intervención Estadounidense entre 1845-1848 cuando, bajo la firma del infame Tratado de Guadalupe-Hidalgo, Antonio López de Santa Anna cedió a los Estados Unidos, la Alta California y Nuevo México (actualmente California, Arizona, Nevada, Colorado, Utah y parte de Wyoming) por 15 millones de dólares.

3.- Entre 1913-1917 por la flagrante intromisión y complicidad del embajador Henri Lane Wilson con Victoriano Huerta que acabó en el asesinato de Francisco I Madero y José María Pino Suárez, Presidente y Vicepresidente respectivamente de México.

4.- Bueno, ahora sólo se trata de un desconocimiento del Presidente Calderón hacia el impropio y metiche representante norteamericano de nombre Carlos Alberto Pascual Lus, quien desconociendo todas las reglas diplomáticas, se dio vuelo opinando negativamente sobre el ejercicio de las fuerzas castrenses y la membresía de élite del Partido Acción Nacional, partido al que pertenece el Ejecutivo Federal.

¡Ah embajadores gringos!.

Corría la presidencia de Plutarco Elías Calles y su difícil relación con el gobierno norteamericano, cuando el representante James Rockwell Sheffield exclamó con marcado acento discriminatorio: ¡Todo el poder, la riqueza y la civilización de los Estados Unidos, servirá para levantar y asentar este pueblo retrasado!.

¿What?

Y aún se dio el lujo de llamarlo comunista.

Peor todavía, Miguel de la Madrid ni se inmutó cuando el embajador John Gavin maltrató a un camarógrafo de una televisora nacional; a la mejor el gringo pensó que filmaba una serie de acción, porque hay que recordar que de actorcito se metió a la política, igual que Ronald Reagan, el que le dio el nombramiento.

Y con Carlos Salinas de Gortari tuvimos como embajador estadounidense a John Dimitri Negroponte, con un pasado nebuloso en la CIA, Vietnam, Honduras, Nicaragua, Irak y Chile, donde no desempeñaba precisamente obras de caridad hacia esos pueblos.

Con Vicente Fox fue embajador Tony Garza cuyo mayor mérito fue haberse casado con María Asunción Arámbulazavala, la mujer más rica de México y dueña del Grupo Modelo, que elabora cerveza y cuya fortuna está valuada en casi 2 mil millones de dólares.

¡Quihubo!

Otra vez planteo:

¿Quién niega que política y empresas sean un extraordinario negocio?

Y es que la mayoría de los representantes de gobiernos extranjeros tienen injerencia en asuntos empresariales, industriales y financieros, sin dejar de mencionar la labor de espías que desempeñan en sus lugares de adscripción.

Tal vez ese haya sido el coraje de Felipe Calderón al solicitar su salida:

Que el embajador Pascual tuviera mejor relación con sus adversarios políticos, en virtud de que este diplomático mantiene una relación sentimental con Gabriela Alicia Rojas Jiménez, hija de Francisco Rojas Gutiérrez, Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, incondicional por cierto de Salinas de Gortari.

¡Ah! Gaby, la novia de Pascual, es contadora pública, empleada del Connell & Associates, grupo de asesores y abogados mexicanos con una amplísima cartera de clientes norteamericanos y su papá ha desempeñado varios cargos en la función pública incluyendo la de Director General de PEMEX.

Lo dicho Evita:

Hay hombres aún más abominables que los imperialistas.

Esos que entregan los recursos naturales al extranjero, sin pensar en la patria, en su gente y sin que las leyes puedan perseguirlos y llevarlos a juicio.

¿Dónde están  Diputados y Senadores?

¿Dónde está el Poder Judicial?

Buen día.

Correo: juanrobertovl@hotmail.com